Es Aresep quien puede y debe cerrar UBER en Costa Rica

Estándar

uber

UBER presta un servicio ilegal en Costa Rica

Para efectos de esta publicación, se parte del hecho de que UBER en Costa Rica presta un servicio público ilegal, sin autorización del CTP. Culpa del mal servicio brindado por el gremio formal, sí, pero no es el caso.

Si bien es un buen servicio, es ilegal y por esto el Gobierno está en la obligación de controlar y regular una actividad ilegal, que opera en perjuicio de un grupo formalmente acreditado. Ojo, esto nunca se ha logrado con los piratas tradicionales.

No es la DGPT

Todos los enredos de piratas le caen a la Policía de Tránsito, pero resulta que en este caso, poco o nada puede hacer este cuerpo policial al respecto. Los tráficos aplican la Ley de Tránsito y sus potestades de autoridad, son básicamente para sancionar conductores y propietarios de vehículos, no a empresas.

El usuario de UBER, hace un contrato con UBER, no con el conductor, al menos la primera vez. Esto deja al conductor como un tercero y no es quien presta realmente el servicio público remunerado. Acá se bailan al Policía de Tránsito y ningún parte hecho así va a prosperar.

Si es la Aresep

Resulta que por Ley, la Aresep es la llamada a regular los servicios públicos y tiene potestades para cerrar locales comerciales inclusive.

Adjunto algunos artículos de la Ley No. 7593:

ARTÍCULO 21.- Controles
La Autoridad Reguladora podrá ejercer controles sobre las instalaciones y los equipos dedicados al servicio público, para el cumplimiento cabal de sus obligaciones. Para este fin, contará con personal entrenado y especializado en cada uno de los servicios públicos que regule.

“ARTÍCULO 38.- Multas
La Autoridad Reguladora sancionará, cumpliendo con el procedimiento administrativo previsto en la Ley General de la Administración Pública, con multa de cinco a diez veces el valor del daño causado que ella determine, a quien suministre un servicio público que incurra en cualquiera de las circunstancias siguientes:

a) Cobro de precios, tarifas, tasas o contribuciones distintos de los señalados por la Autoridad Reguladora.
(…)
d) Prestación no autorizada del servicio público…”

“ARTÍCULO 44.- Cierre de empresas y remoción de equipo
La Autoridad Reguladora procederá a ordenar, mediante resolución administrativa, el cierre inmediato de las empresas que utilicen sin autorización los servicios públicos o que sean proveedoras de un servicio público sin contar con la respectiva concesión o permiso. Igualmente, removerá cualquier equipo o instrumento que permita el uso abusivo e ilegal de los servicios regulados. Para ello, podrá contar con la ayuda de la fuerza pública.
Las sanciones se aplicarán sin perjuicio de cualquier otra responsabilidad que pueda imputarse al prestatario del servicio público.”

La indiferencia que SÍ mata

Estándar

“La indiferencia mata”, muchas veces escuchamos esta popular expresión en sentido figurado. Morir por indiferencia podría asemejarse a morir por amor, jugando con figuras literarias de nuestra lengua.

Hoy quiero hablar de una indiferencia que nos está matando de verdad, la indiferencia vial (social). La indiferencia ante los siniestros viales, tanto de nuestra parte como ciudadanos, así como del Gobierno.

Esta definición me gusta: “Indiferencia, del latín indifferentĭa, es el estado de ánimo en que una persona no siente inclinación ni rechazo hacia otro sujeto, un objeto o un asunto determinado. Puede tratarse de un sentimiento o una postura hacia alguien o algo que se caracteriza por resultar positivo ni negativo.”

Como ciudadanos, vemos las muertes producto de los siniestros viales como algo normal o tolerable, o sea, nos vale, pensamos que poco o nada podemos hacer por evitarlas. Por dentro decimos, no es conmigo, no me afecta, no me interesa.

El Gobierno por su parte, a sabiendas de que debe aumentar los controles en carretera, se limita a excusarse por la falta de personal, manifestando que NO HAY PLATA para crear nuevas plazas para la Policía de Tránsito, a pesar de que a la larga salga mas caro atender a los pacientes víctimas de incidentes de tránsito.

La Policía de Tránsito pone en primer la imprudencia de los conductores como causa de siniestros de tránsito, los ciudadanos por otra parte le echamos la culpa a las condiciones de las calles tan malas. Hoy culpo a la indiferencia vial de todos nosotros, que no queremos involucrarnos en la prevención de incidentes de tránsito.

Los ciudadanos no tenemos excusa, debemos acatar las normas de tránsito. El Gobierno se queja por la plata, cuando sale mas caro atender que prevenir los mal llamados accidentes de tránsito.

¿Cuánta gente más tiene que morir para que hagamos algo?

Alcoholimetría legal y permitida en Costa Rica

Estándar

ASV_In_Use_03

Nuestra Ley de Tránsito vigente es clara al establecer cómo se mide el alcohol en el organismo de un conductor, a efectos de determinar si este conduce con porcentajes no permitidos y sancionables, medibles legalmente sólo en sangre y/o aliento, como veremos a continuación.

El artículo 2 de la Ley No. 9078 define alcoholimetría y alcoholemia de la siguiente manera:

3. Alcoholimetría: análisis bioquímico para determinar la presencia del alcohol en la sangre o el aire aspirado y su cantidad.

4. Alcoholemia: es el resultado de la alcoholimetría…” (resaltado nuestro en “sangre o aire espirado”)

El artículo 208 de la Ley de Tránsito No. 9078, define las reglas con las que las autoridades de tránsito deben actuar, para controlar la presencia de alcohol o drogas en el organismo de los conductores:

“ARTÍCULO 208.- Control sobre la presencia de alcohol u otras drogas

Las autoridades de tránsito, en ejercicio de sus competencias, podrán someter al procedimiento de pruebas bioanalíticas de sangre y aliento a los conductores con el fin de determinar si se encuentran o no bajo los efectos del licor o drogas ilícitas o sustancias psicoactivas no autorizadas. En el caso de las sustancias psicoactivas de uso no autorizado se realizarán pruebas de saliva o de orina. Asimismo, se admitirán otras pruebas con fluidos biológicos permitidos.

El conductor tendrá la obligación de someterse a dichas pruebas. El oficial entregará al sujeto sometido a este procedimiento la copia del comprobante de la prueba del alcohosensor o del expedido para la detección de la presencia de otras drogas.

La realización de las pruebas indiciarias y la de constatación o contraste de estas serán previamente advertidas por el funcionario. Quien incumpla lo anterior incurrirá en causal de falta grave administrativa, según los protocolos establecidos para este tipo de procedimiento.

De resultar positiva la prueba efectuada, el interesado podrá requerir al oficial de tránsito la realización de otra prueba que consista en análisis de sangre, orina u otros análogos, según la naturaleza de la prueba originalmente practicada en concordancia con los protocolos establecidos para tales efectos.

Si la última prueba confirmatoria para detectar etanol o sustancias psicoactivas no autorizadas resulta positiva, se procederá a la aplicación de la multa correspondiente o la remisión a la autoridad judicial penal competente según corresponda. Las muestras de sangre, saliva u orina y cualquier otro fluido biológico obtenido serán entregadas para su custodia a la autoridad correspondiente, preservando la cadena de custodia y de frío, para su traslado. Se aplicarán las reglas sobre el manejo de la prueba, previstas en el Código Procesal Pernal, Ley N.º 7594, de 10 de abril de 1996, y sus reformas.

Las pruebas, que constituirán prueba de descargo o confirmación, se efectuarán por personal capacitado en los laboratorios móviles debidamente acreditados por el Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa Rica. Además, deberán cumplir todos los protocolos bioanalíticos correspondientes.”

Sobre las sanciones tenemos la de tipo administrativa, que corresponde a una multa pecuniaria establecida en el artículo 143:

“Se impondrá una multa de doscientos ochenta mil colones (¢280.000)(Hoy más de 300 mil) sin perjuicio de las sanciones conexas, a quien incurra en alguna de las siguientes conductas:

a) A quien conduzca bajo la influencia de bebidas alcohólicas en las siguientes condiciones de concentración de presencia de alcohol en sangre o aire espirado:

i) Superior a cero coma cincuenta gramos (0,50 g) por cada litro de sangre y hasta cero coma setenta y cinco gramos (0,75 g) para cada litro de sangre, o superior a cero coma veinticinco miligramos (0,25 mg) y hasta cero coma treinta y ocho miligramos (0,38 mg) en aire espirado; en ambos supuestos para cualquier tipo de conductor.

ii) Superior a cero coma veinte gramos (0,20 g) hasta cero coma cincuenta gramos (0,50 g) de alcohol por cada litro de sangre, o superior a cero coma diez miligramos (0,10 mg) hasta cero coma veinticinco miligramos (0,25 mg) por cada litro de sangre en aire espirado; en ambos supuestos para conductores profesionales y para aquellos conductores con licencia de conducir emitida por primera vez dentro de un plazo menor de tres años…”

Por otra parte tenemos la sanción de tipo penal, establecida actualmente en el artículo 261bis del Código Penal:

“Artículo 254 bis.(Hoy 261 bis)- Conducción temeraria
Se impondrá pena de prisión de uno a tres años, en los siguientes casos:

a) A quien conduzca un vehículo automotor en las vías públicas en carreras ilícitas.

b) A quien conduzca un vehículo automotor a una velocidad superior a ciento cincuenta kilómetros por hora (150 km/h).

c) A quien conduzca un vehículo automotor en las vías públicas bajo la influencia de bebidas alcohólicas, con una concentración de alcohol en sangre superior a cero coma setenta y cinco gramos (0,75 g) por cada litro de sangre o con una concentración de alcohol en aire superior a cero coma treinta y ocho miligramos (0,38 mg) por litro, en ambos supuestos para cualquier tipo de conductor, o con una concentración de alcohol en sangre superior a cero coma cincuenta gramos (0,50 g) de alcohol por cada litro de sangre o con una concentración de alcohol en aire superior a cero coma veinticinco miligramos (0,25 mg) por litro, en ambos supuestos, si se trata de un conductor profesional o de un conductor al que se le ha expedido por primera vez la licencia de conducir en un plazo inferior a los tres años, respecto del día en que se detectó la presencia del alcohol.

De lo anterior se concluye, que por definición en Costa Rica una Alcoholimetría mide el alcohol en la sangre o el aliento de un individuo, establecido así en el primer párrafo del artículo 208 de la Ley de Tránsito y enmarcado en los parámetros de sangre y aliento definidos en los artículos 143 de la Ley de Tránsito y el 261bis del Código Penal costarricense, para establecer sanciones administrativas o penales.

El 2014 sería el año más violento en carretera de la última década

Estándar

muertes-carretera-siguen-aumentando

Al día de hoy lunes 29 de diciembre del 2014, la Policía de Tránsito registra 353 muertes en “in situ” producto de siniestros de tránsito en nuestras carreteras. Faltan 2 noches y media para que se cierre la cuenta del presente año y la tendencia indica que lamentablemente morirán 2 o 3 personas más antes del fin del mismo.

Todos los datos que utilizaré son públicos y oficiales, disponibles en los sitios web de la Policía de Tránsito, el COSEVI y el Ministerio de Justicia y Paz, con excepción de los datos del año 2014.

Para tratar de hacer un análisis del comportamiento de las muertes en carretera, me basaré en un aproximado muy optimista de 356 muertes en sitio para el cierre del 2014, basado en el promedio diario (cociente de la cantidad de victimas entre la cantidad de días transcurridos). Espero equivocarme y que no muera nadie más en estos días por estas causas.

Para calcular un aproximado de la cantidad de muertes totales para el año 2014, saqué el promedio de la diferencia porcentual entre muertes en sitio y muertes totales del 2003 al 2013, suponiendo entonces que si las muertes en sitio cerrarían en 356, las muertes totales pueden aproximarse a las 734, como se puede ver en la siguiente tabla:

Cuadro Muertes 2003-2014

Basado en estos aproximados, se podría esperar que el año 2014, sea el más agresivo de la década en cuanto a muertes “in situ”, o bien, el más violento desde el 2008 en cuanto a muertes totales. Reitero, espero equivocarme y que sean menos las víctimas.

Con los datos de la tabla de arriba, oficiales del 2003 al 2013 y aproximados del 2014, se obtiene la siguiente gráfica:

*Los datos del 2003 al 2013 son oficiales y los del 2014 aproximaciones calculadas por el autor de este artículo. Puede hacer doble "click" sobre la imagen para agrandarla

*Los datos del 2003 al 2013 son oficiales y los del 2014 aproximaciones calculadas por el autor de este artículo. Puede hacer doble “click” sobre la imagen para agrandarla

De esta gráfica quiero resaltar cuatro instantes en el tiempo, manifestando mi opinión (que puede ser muy subjetiva, en fin este blog es de opinión) y lo que mi experiencia en la Policía de Tránsito me ha enseñado, que puede afectar en la disminución o el aumento de las muertes en carretera:

A. Del año 2003 al año 2008

La Policía de Tránsito se tiró a la calle en el año 2003, realizando megaoperativos de alcohol, logrando persuadir a los conductores e inclinar la curva de muertes hacia abajo hasta el año 2005. Después del 2005, la curva cambió de dirección y las muertes en carretera fueron aumento hasta el año 2008.

B. Del año 2008 al año 2012

En diciembre del año 2008, con la promoción de la Ley No. 8696, que reformaba la Ley de Tránsito No. 7331, se penaliza con “cárcel” a los conductores temerarios y se aumenta estrepitosamente el monto de las multas por infracciones a dicha Ley. Esto produce un efecto persuasivo en los conductores costarricenses, inclinado la curva de la muertes en carretera hacia abajo nuevamente hasta el año 2011. Recordemos que la Sala Constitucional se trajo abajo muchas multas que se consideraban desproporcionales, disparando nuevamente ese sentimiento de impunidad, que motiva al conductor tico a infringir la Ley. Esto le cambia la dirección a la curva de muertes y aumentan nuevamente hasta el 2012.

C. Del año 2012 al año 2014

El 26 de octubre del 2012, entra en vigencia la Ley de Tránsito No. 9078, con aumentos y reorganización del monto de las multas de tránsito. Nuevamente se asustan los conductores costarricenses y se ponen a manejar con más cuidado durante el año 2013, logrando que la curva de muertes buscara la baja. Una vez que a los conductores se les pasa el susto de una nueva legislación, ven que en la realidad casi nadie va a la cárcel por conducción temeraria, optan por impugnar todas las multas y no ven Policías de Tránsito en carretera, se cambia el sentido de la curva de muertes, aumentando drásticamente en el 2014.

D. Del año 2014 a futuro

El cuento que les cuento y los datos nos dicen, que la curva seguirá hacia arriba si el Gobierno no toma medidas significativas, que nos persuadan como conductores, a no cometer imprudencias, a sabiendas de que nos vamos a matar, matar a alguien más, o bien, que recibiremos una sanción por esto de ser sorprendidos por autoridades de tránsito u otras.

Y ustedes podrían decir que hay otras cosas que pueden influir, como por ejemplo el estado del las vías y que soy un necio culpando a los conductores, pero la verdad es que la gran mayoría de muertes eran evitables, ilustrado acá con los datos de causas del 2013:

Causas 2013

Insólitamente, la planilla de la Policía de Tránsito ha tenido un aumento casi nulo, contrario al aumento de vehículos, puntos conflictivos y denuncias por atender. Urge duplicar la cantidad de efectivos de tránsito y si esto no lo puede hacer el Gobierno a través de creación de nuevas plazas en el MOPT, deberá echar mano de policías ya contratados en el MSP.

Urgen cambios en la legislación de tránsito vigente y se percibe un buen ambiente en la Asamblea Legislativa para esto. El problema es que los diputados comiencen a meter mano y prostituiur la Ley de Tránsito como hicieron en el 2012.

Y finalmente, urge que los ticos nos pongamos la mano en el corazón y dejemos de manejar como cavernícolas.

¡Saludos!